Britney Spears continúa conflicto legal con su antiguo mánager

La cantante Britney Spears ha conseguido que un juez interponga una orden de alejamiento contra su antiguo mánager, Sam Lufti, en el marco del proceso judicial que investiga la presunta estrategia de acoso y derribo que habría desplegado el susodicho contra la intérprete y varios miembros de su familia, incluidos sus padres Jamie y Lynne Spears.
Como se desprende de los documentos legales que ha obtenido el portal de noticias The Blast, el magistrado ha considerado conveniente garantizar que el acusado se mantenga en las próximas semanas a una distancia prudencial tanto de la artista como de sus seres queridos, a la espera de la vista oral que se celebrará el próximo 28 de mayo para recabar más datos sobre tan peliagudo asunto.
Según el equipo legal de la princesa del pop, Sam Lufti, quien ejerció como su agente entre 2007 y 2008, habría enviado “mensajes amenazantes” a Britney y sus progenitores, además de intentar chantajearlos con la posible filtración de imágenes y datos de carácter privado: todo ello con el objetivo de “interferir” en los entresijos de la tutela económica de Britney que, debido a los problemas de salud mental que arrastra desde la década pasada, está actualmente en manos de su padre. En este sentido, el antiguo representante habría presionado incluso a Lynne para que tratara de arrebatar a Jamie la custodia y, de acuerdo con sus planes, situarse él en una posición más ventajosa a la hora de influir en decisiones de relevancia.